¿Debería comprar un colchón de cuna orgánico?

Se podría pensar que ya que los colchones para cunas están regulados y certificados con un sello de seguridad gigante deberían ser seguros. Eso no es del todo cierto.

 

Un estudio reciente de la Universidad de Texas demostró que:

- Los colchones para cunas nuevos liberan cerca de cuatro veces el número de compuestos orgánicos volátiles que liberan los colchones para cunas viejos.
- El calor del cuerpo hace que aumenten las emisiones.
- Las emisiones químicas son más fuertes en la zona de respiración inmediata del bebé dormido.

 

A los fabricantes les interesa vender productos perdiendo la mínima cantidad de dinero posible, siempre y cuando aprueben las regulaciones gubernamentales.

Así que, ¿por qué debería comprar un colchón de cuna orgánico? ¿Es necesario comprar un colchón de cuna orgánico? Decídelo tú.

 

Estos son sólo algunos de los componentes no saludables que podemos encontrar en un colchón de cuna estándar.

1) Retardantes de fuego bromados

Estos materiales retardantes de fuego son motivo de preocupación siempre que los niños puedan entrar en contacto con ellos. Esto ocurre con los sofás y cualquier otro mueble blando en el que los niños puedan estar presentes, y también con los colchones de cuna.

Los países de Europa los han prohibido por completo. Los PBDE se almacenan en el cuerpo humano con el paso del tiempo, lo que los convierte en sustancias bioacumulativas.

En experimentos con ratones, producen problemas en la tiroides, problemas de desarrollo para el aprendizaje y las habilidades motoras, y cáncer.

Los PDBE no sólo se encuentran en los colchones, sino también en los televisores, computadoras, alfombras, sofás y todo lo que pueda haber sido tratado con retardantes de fuego.

 

2) Pegamentos baratos

¿Por qué hay que evitar los pegamentos baratos? En pocas palabras, los pegamentos baratos contienen una serie de productos químicos que son perjudiciales para los niños, y los colchones de cuna estándar contienen grandes cantidades de estos pegamentos para mantenerlos firmes y rígidos.

Muchos de estos pegamentos contienen compuestos orgánicos volátiles (COV), los mismos compuestos que las compañías de pinturas están tratando de eliminar de sus productos. Si estos compuestos son perjudiciales en las paredes, imagínate qué tan nocivo puede ser que tu hijo duerma junto a ellos. Estos pegamentos emiten gases por años, de la misma manera que lo hacen las pinturas que contienen COV.

 

3) Cloruro de polivinilo (vinilo)

Uno de los factores más importantes en un colchón de cuna para la mayoría de los padres es su impermeabilización.

En los colchones de cuna estándar, la impermeabilización se consigue mediante plásticos que contienen el nocivo compuesto cloruro de polivinilo, o PVC.

Con el tiempo, el PVC emite cloruro de vinilo.

Según la EPA, el cloruro de vinilo es un carcinógeno humano conocido que causa un cáncer poco común del hígado. Las dioxinas nocivas son un subproducto de la fabricación de cloruro de vinilo. Las dioxinas son muy tóxicas para cualquier ecosistema al que ingresen.

Otro aspecto negativo del vinilo es que se agrieta. La orina, las heces, el sudor, etc. se filtran a través de estas grietas y se acumulan en el colchón. Los bebés respiran esto mientras duermen y ni hablar de lo que sucede cada vez que tus hijos saltan sobre el colchón; se libera una nube nociva de aire combinado con esta mezcla de fluidos corporales.

Un buen colchón de cuna orgánico no contiene ningún plástico ni productos químicos de ningún tipo utilizados para impermeabilizarlo. Se venden protectores de colchón impermeables por separado para la mayoría de los colchones de cuna orgánicos que pueden lavarse fácilmente.

 

4) Telas de poliéster

Las telas y la guata que se encuentran en los colchones de cuna generalmente están hechas de poliéster. ¿Por qué es malo el poliéster? Según el sitio web de Ecology Center, el poliéster puede causar irritación de las vías respiratorias y sarpullidos graves. Ten cuidado con los pañales desechables para bebés; también contienen poliéster.

 

5) Espumas petroquímicas

La mayoría de los colchones de cuna se fabrican con productos petroquímicos, como la espuma de poliuretano. Tanto las espumas inorgánicas como las espumas con memoria emiten un olor químico y se las ha relacionado con el desarrollo de alergias y asma.

 

Conclusión

No es una exageración, la compra de un colchón de cuna orgánico podría ser una de las compras más importantes que harás para tu bebé o niño para garantizar su seguridad mientras duermen.

For more information, please visit our Learning Center.

Comentarios

Esta publicación todavía no tiene comentarios. ¡Sé el primero!

LOADING!!!